jueves, 2 de julio de 2015

Actividad paleontológica en el primer semestre de 2015

Buenos avances hemos tenido en Venezuela en materia de Paleontología al cerrar estos 6 meses del año, repasamos los eventos, documentos científicos y hasta un libro que suma para esta ciencia interesantes datos sobre la vida prehistórica en nuestro territorio.
Dr. Ascanio Rincón sosteniendo el fósil de Eionaletherium tanycnemius.
Un importante documento científico que hemos hablado en nuestro portal y en las redes sociales comenzó el año con buen pie paleontológico, se trata del descubrimiento de una nueva especie de perezoso gigante, la publicación se hizo el día 25 de febrero pasado. La investigación fue desarrollada por un equipo de científicos liderada por el Dr. Ascanio D. Rincón, en la cual se encuentra: H. Gregory McDonald, Andrés Solórzano, Mónica Núñez Flores y Damián Ruiz-Ramoni.

Con el nombre: “Un nueva pereza milodóntido enigmática del Mioceno tardío en el norte de América del Sur” los investigadores describieron en este documento la nueva especie clasificada para Venezuela. Recibe el nombre de Eionaletherium tanycnemius, que significa en griego: “La bestia que vaga por la playa con piernas largas”, debido a un sorprendente número de características inusuales en la anatomía esquelética del animal.

Ponencias paleontológicas

También debemos mencionar una serie de ponencias muy interesantes realizadas en Caracas, Trujillo y Mérida, la primera se llevó a cabo el 6 de mayo con el nombre: TORTUGAS FÓSILES, "Las tortugas fósiles del Norte de Suramérica, 135 millones de años de evolución" y "Células fósiles en tortugas y el futuro de la paleontología molecular". A cargo del paleontólogo colombiano Dr. Edwin Cadena que trabaja en el Museo de Senckenberg, en Frankfurt, Alemania. Les dejamos unas fotos sobre este evento realizado en el Instituto del Patrimonio Cultural (IPC) en Caracas que anunciamos por aquí y por nuestras redes sociales.

Es importante subrayar la ponencia sobre: Vertebrados fósiles de los Andes Venezolanos "Una Historia de 400 millones de años" realizada por el Paleontólogo Geog. Msc. Jorge Carrillo Briceño en la Universidad de Los Andes (ULA) del Estado Trujillo, Venezuela. A continuación les dejamos las fotos de la actividad realizada en Trujillo y nos comprometemos a subir en los próximos días por nuestras redes sociales otras gráficas de las ponencias que se realizaron en la ULA de Mérida sobre “Gigantes de Urumaco”.

Descubierto un roedor en Falcón

Cabe destacar otro importante documento científico realizado por los investigadores: Juan D. Carrillo y Marcelo R. Sánchez-Villagra con el título: “Roedores gigantes del Neotrópico: diversidad y variación dental de los restos de Neoepiblemidae en el Mioceno tardío de Urumaco, Venezuela”. Trata sobre los Neoepiblemidae, una familia extinta de roedores que vivieron en Sudamérica. Este paper fue publicado online el 10 de mayo de 2015 en la prestigiosa revista especializada alemana Palaöntologische Gesellschaft.

En el documento científico se habla sobre estos roedores que de ahora en adelante lo llamaremos “Neoepiblema” para referirnos al género, que está incluida en su familia llamada Neoepiblemidae (emparentados remotamente con los chigüires actuales) constituyendo una gran diversidad evolutiva en los roedores de América del Sur, que exhibe una amplia gama de tamaño en sus dimensiones corporales y una disparidad ecomorfológica. La historia geológica de estos roedores ha sido registrada principalmente de las altas latitudes de Suramérica como Argentina, además de descubrimientos aislados en los trópicos americanos, con 3 especímenes en Brasil y uno en Perú.

Al final del mioceno, la fauna de Urumaco en el estado Falcón, es notable por su ubicación y por el hallazgo en el año 2000 de la especie Phoberomys pattersoni, un roedor gigante de gran relevancia para la paleontología mundial. Estudios previos de restos aislados del postcráneano, sugirieron que la diversidad de roedores de Urumaco fue mayor de la que se reconoce actualmente. Sobre la base de nuevos restos documentamos existe una variación dental que indica la presencia de al menos dos taxones de roedores gigantes en Urumaco, incluyendo a un Neoepiblema. De hecho, hay registros fósiles de al menos siete posibles nuevas especies de roedores en Falcón y son tan abundantes los restos de roedores gigantes que hay un estrato que representa una laguna-pantanal, con lo que se cree puedan ser los esqueletos de más de cinco ejemplares adultos, "todo un nido de Roedores".

El análisis de la dentición en las diferentes especies apoya la diferenciación entre Neoepiblema y Phoberomys, y sugiere que varias especies reconocidas de Phoberomys podrían representar diferentes etapas ontogenéticas (cambios de dentición entre la etapa infantil y adulta) de uno o pocos taxas dentro del género. Cabe destacar que Phoberomys pertenece a la familia DinomyidaeEn resumen, se ha descubierto a través de este importante hallazgo que en Venezuela existió un roedor que previamente se conocía en Argentina, Brasil y Perú. Aunque no es un nuevo género, es una transcendental suma a nuestro patrimonio fósil venezolano. Mantente pendiente en nuestras redes sociales porque mostraremos a futuro un paleoartículo más detallado de estos roedores gigantes.

Una nueva especie de tortuga para Venezuela

Otro gran documento científico realizado por el grupo del famoso paleontólogo venezolano Dr. Ascanio Rincón, es sobre la tortuga que dimos la primicia en noviembre del 2014 a través del blog y redes sociales, durante el 74º Congreso Anual de la Sociedad Paleontológica de Vertebrados y donde también se anunció con mucho orgullo el Tachiraptor.

El reciente documento científico publicado el 30 de Junio describe una nueva especie de tortuga que llamamos cariñosamente en nuestras redes sociales como “La tortuga de Capadare”; puede accederse gratuitamente haciendo clic aquí. Dicho documento que se traduce con el nombre de: “Los últimos pelomedusoids marinos (Testudines:Pleurodira): una nueva especie de Bairdemys y la paleoecología de Stereogenyina”, fue desarrollado por los investigadores: Gabriel S. Ferreira, el Dr. Ascanio D. Rincón, Andrés Solórzano y Max C. Langer y publicado en la acreditada revista especializada "PeerJ".

La nueva especie de tortuga fue clasificada como Bairdemys Stereogenyina y pertenece a un diverso linaje de la familia Podocnemididae, con doce especies que se han descrito filogenéticamente en todo el mundo. Esta familia de tortugas se caracterizan por una amplia área de distribución geográfica y temporal, que van del Eoceno de África hasta el Pleistoceno del sudeste de Asia, y que tienen una morfología del paladar muy peculiar, que es único entre este tipo de tortugas.

En el documento científico se describe la nueva especie llamada B. Stereogenyina, basado en un cráneo casi completo que pertenece a mediados Mioceno y encontrado en la Formación Capadare, del estado Falcón en Venezuela. Para determinar que era nueva especie se hizo un análisis filogenético que apoya la asignación de esta especie criolla en el género de las Bairdemys este año.

Sobre la base de un detallado análisis del paladar de stereogenyina, se relaciona con la alimentación de organismos que tiene caparazón o exoesqueleto, como los corales, moluscos con conchas o cangrejos. Basado en una revisión de los ambientes sedimentarios donde se encontraban sus fósiles, también se expone que ocupó un nicho ecológico similar a la de las tortugas Caretta caretta, también conocida como tortugas caguama, cayume, o cabezona, existente hoy en día.

Más adelante desarrollaremos un paleoartículo dedicado a esta interesante tortuga prehistórica.

Libro de paleobiología

Al contrario de lo que dice actualmente Wikipedia sobre la diferencia entre la paleobiología y la paleontología, esta última abarca todo lo que tiene que ver con el registro fósil, incluso la ausencia de vida como túneles dejado por gusanos prehistóricos, o pisadas de dinosaurios, mientras que la paleobiología trata sobre la biología de los organismos fósiles. Existe un interesante debate al respecto.


El día de ayer recibimos una grata sorpresa al ser informados de un libro que habla sobre el tema del prestigioso paleontólogo argentino-venezolano Marcelo Sánchez-Villagra con la colaboración de Norman MacLeod. En esta publicación del 2014 se podrá entender el verdadero significado de la palabra Paleobiología, aunque está en inglés, estamos seguros que será de lectura obligatoria en el ámbito académico de la paleontología internacional. Esperamos que en el futuro pueda ser traducido al español para que llegue a mucho más publico hispanohablante, por los momentos puede ser comprado en Amazon por 18 dólares y puedes acceder a su artículo haciendo clic aquí.




Recuerda que para que estés al tanto de todas las noticias paleontológicas puedes seguirnos por nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.

martes, 21 de abril de 2015

Ponencia Gigantes de Urumaco


La Escuela de Geografía de la Universidad de los Andes se complace en invitarlos a la ponencia 

Gigantes de Urumaco: 
“Un viaje al gran estuario que se convirtió en un desierto”

Fecha: 26 de Mayo de 2015

Hora: 10:00 am

Lugar: Escuela de Geografía (Salón de Audiovisuales), Facultad de Ciencias Ambientales y Forestales, Universidad de Los Andes, Mérida, Venezuela. 

Dirección:   Av. Principal de Los Chorros de Milla, Frente al Comedor Universitario, Mérida 5101.

Expositor: Paleontólogo Geog. Msc. Jorge Carrillo Briceño.

jueves, 26 de marzo de 2015

Ponencia Tortugas fósiles por el Paleontólogo Dr. Edwin Cadena


El próximo 6 de Mayo se llevará a cabo la ponencia TORTUGAS FÓSILES, "Las tortugas fósiles del Norte de Suramérica, 135 millones de años de evolución" y "Células fósiles en tortugas y el futuro de la paleontología molecular".

A cargo del paleontólogo Dr. Edwin Cadena del Senckenberg Museum, Alexander Von Humboldt Foundation, Frankfurt, Alemania.
Fecha: Miércoles 6 de Mayo
Hora: 10:00 am.
Lugar: Av. Principal de Caño Amarillo, Villa Santa Inés, sede del Instituto de Patrimonio Cultural (IPC).
Conferencia auspiciada por: Universidad de Zurich y el Museo Paleontológico Urumaco. Realizada en el Instituto de Patrimonio Cultural de Venezuela.

sábado, 28 de febrero de 2015

Nueva especie de perezoso gigante encontrado en Urumaco


Una nueva especie extinta de perezoso gigante fue descubierto en el estado Falcón, el artículo científico donde describe los fósiles encontrados fue publicado por la prestigiosa revista especializa Royal Society Open Science, el día 25 de febrero del presente año, con el nombre: “Un nueva pereza milodóntido enigmática del Mioceno tardío en el norte de América del Sur”; investigación desarrollada por los científicos: Ascanio D. Rincón, H. Gregory McDonald, Andrés Solórzano, Mónica Núñez Flores y Damián Ruiz-Ramoni.

Encontrado en la Formación Urumaco del periodo Mioceno tardío; tenía varias características inusuales que sugieren que era una nueva especie. Clasificada por primera vez para Venezuela, recibe el nombre de Eionaletherium tanycnemius que significa en griego: “La bestia que vaga por la playa con piernas largas”, debido a un sorprendente número de características inusuales en la anatomía esquelética del animal. Tenía una tibia muy larga, similar a la encontrada en el género semi-acuático de los Thalassocnus, pero que Eionaletherium no la tenía, por lo que no nadaba.
El Dr. Ascanio Rincón sostiene el fémur de Eionaletherium en la Formación Urumaco.
Foto Carlos Caceres
El Dr. Ascanio Rincón quien encontró el fósil el año pasado comenta: "La característica más sorprendente de esta pereza es el alargamiento de la tibia, ya que sólo el género Thalassocnus hallada en Perú tiene la misma condición. El Thalassocnus es un perezoso semiacuático, pero el Eionaletherium, la nueva pereza venezolana no tiene la Paquiostosis típica de los mamíferos semiacuáticos”.

La paquiostosis consiste en un engrosamiento de los huesos de un animal vertebrado que es inusual en otros vertebrados filogenéticamente próximos. Es el incremento del componente mineral en cuanto al grosor, lo que hace que quede menos espacio para la médula ósea proporcionándole peso.

En los casos de animales total o parcialmente acuáticos, se considera que esta característica evolutiva puede formar parte de la adaptación a una vida en buena parte bentónica (organismos que habitan el fondo de los ecosistemas acuáticos), pues, al aumentar su densidad en los huesos, hacen efecto de lastre o peso y así el animal puede buscar mejor su alimento en el fondo acuático como lo hacen actualmente los cetáceos, condición que nuestro Eionaletherium no tiene y que lo distingue de su primo peruano Thalassocnus.
La tibia y el peroné encontrada en el terreno.
El Dr. Ascanio Rincón, dijo: "Eionaletherium es completamente terrestre, y probablemente vivió cerca de la playa, por eso se le ha dado el nombre de “La bestia que vaga por la playa con piernas largas”.

Otra característica de Eionaletherium tanycnemius, es que habría pesado lo mismo que un carro pequeño, alrededor de 1,100 kg, lo que es mucho más grande que las especies de perezosos que viven hoy en día, pero en promedio con sus primos de la misma época.

Los investigadores dicen que la especie es un miembro de la familia Mylodontidae, o de perezosos gigantes ya extintos que probablemente eran de movimientos lentos, y que vivió en la tierra entre 23 millones y 11.000 años. Sin embargo, se cree que esta criatura descubierta en Venezuela habría vivido en nuestro suelo con las demás criaturas de la formación Urumaco entre hace nueve y 11 millones de años.

El hallazgo fósil eleva el número de perezosos gigantes encontrados en Urumaco a diez y sugiere que había varios linajes de esta familia de la megafauna presentes en diferentes partes de Sudamérica.

Fuente:
Paper:

viernes, 19 de diciembre de 2014

Paleontólogos reescriben la prehistoria criolla


Blanca González.- El 2014 fue un año histórico para la palenteología mundial con el descubrimiento en Venezuela de dos fósiles de dinosaurios que corresponden a una especie única, nunca antes descrita en otra parte del planeta.

Bautizados como Laquintasaura venezuelae y Tachiraptor admirabilis, esos dinosaurios se erigen como los habitantes más antiguos del Táchira. Los estudios en esa región no son cosa nueva, pues luego de dos décadas de excavaciones, entre agosto y octubre de este año, se dieron a conocer los hallazgos.

Mientras la Real Sociedad de Londres, una especie de gaceta oficial de las ciencias naturales en el mundo, anunciaba el descubrimiento, el Dr. Ascanio Rincón, investigador del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic), exponía ante los medios a los “tachirenses prehistóricos”.

A raíz del hallazgo, Venezuela ingresó al registro de países con dinosaurios propios, una lista que desde el siglo XIX suma alrededor de 800 variedades de los animales más grande que han existido, según informó el Ivic en nota de prensa.

Criollisaurios

Laquintasaura y Tachiraptor vivieron hace 200 millones de años, en el período jurásico.

El hallazgo de Laquintasaura se dio a conocer en agosto. Por sus características esqueléticas, los investigadores determinaron que se trataba de un dinosaurio herbívoro.

Dos meses más tarde, fósiles óseos de lo que habría sido la tibia y la cadera de un carnívoro fueron encontrados cerca de La Grita. De acuerdo con los resultados, el Tachiraptor, como se le llamó en honor a la Campaña Admirable de Simón Bolívar, pudo medir entre 1,5 y dos metros “de la nariz a la cola”, era bípedo, carnívoro y depredador. 

En el blog Paleovenezuela, se afirma que los fósiles fueron recolectados desde 1992 por el biólogo venezolano Marcelo Sánchez, coordinador del grupo internacional de seis investigadores que dieron nombre al Laquintasaura.

Por su lado, los restos del Tachiraptor admirabilis fueron encontrados por el equipo de trabajo del venezolano Ascanio Rincón, investigador del Ivic.

El blog resalta que Rincón lleva 17 años tratando de recolectar muestras del pasado jurásico de la fauna venezolana y que esa historia empezó hace un año y ocho meses, cuando en una roca le develó un hueso largo y extraño.

Rincón concluyó que el Tachiraptor apareció en la transición del Triásico al Jurásico, cuando aparentemente hubo una extinción masiva. “Hay pocos dinosaurios carnívoros de esa edad en el mundo, por lo que este descubrimiento nos permite estar en el escenario internacional diciendo que la paleontología venezolana reescribe la evolución de este tipo de dinosaurios en esta parte del mundo”, explicó el investigador a los medios.

Aunque hacen falta más estudios para determinar con exactitud el aspecto físico de ese depredador, se presume que compartía características con el Dilophosaurus y el Cryolophosaurus, sus parientes más cercanos y muy probablemente sea pariente lejano del Tyrannosaurus rex.



Venezuela mundial

Para ofrecer mayores detalles sobre el histórico hallazgo, Venezuela estuvo presente en la 74ª reunión de la Sociedad de Paleontología de Vertebrados, que se realizó del 5 al 8 de noviembre en Berlín, Alemania.

Allí, los dos grupos de trabajo en fósiles venezolanos expusieron dos dinosaurios y otros tres fósiles, y participaron en sesiones técnicas encabezadas por el Dr. Rincón, descubridor del Tachiraptor, y por el venezolano-argentino Marcelo Sánchez-Villagra, clasificador del Laquintasaura.

Entre las ponencias venezolanas, destacaron los trabajos e investigaciones realizadas con el Tachiraptor admirabilis, así como el fósil del Cyonasua sp. o panda venezolano, la tortuga de Capadare y un nuevo delfín.

El blog Paleovenezuela revela que los expertos publicarán próximamente  una completa información sobre los hallazgos de la tortuga de Capadare y el nuevo delfín.

Tratamos de ubicar al Dr. Rincón para que nos brindara mayores detalles al respecto, pero el investigador se encuentra con todo su equipo en la Antártida; no precisaron qué tipo de investigación o trabajo realiza allí.


martes, 4 de noviembre de 2014

Año histórico para la paleontología venezolana #2014SVP


La Sociedad de Paleontología de Vertebrados (SVP por sus siglas en Inglés) es una organización sin fines de lucro dedicada a la paleontología de vertebrados profesional a nivel Internacional y desde el 5 hasta el 8 de noviembre se celebrará en Alemania, Berlín, su reunión número 74, en la cual hará presencia Venezuela con dos dinosaurios y otros tres fósiles, encontrados por científicos venezolanos e internacionales. Jamás en la historia de la paleontología en Venezuela habíamos tenido tan importantes presentaciones técnicas en el SVP.

En las redes sociales, este evento en la que Venezuela formará parte de la paleontología mundial utilizará #2014SVP o #SVP2014 para referirse a toda la información y detalles que se dé a conocer. Se presentarán los documentos científicos en varias sesiones técnicas, por dos grupos de científicos, que trabajaron en sinergia con el fin de tener estos grandes logros para nuestro país.

Mañana partimos

El equipo de PaleoVenezuela estará presente, aunque no podremos tomar entrevistas, fotos, ni videos, ya que todo el material audiovisual será proporcionado por el personal de prensa del evento. Estaremos atentos a las publicaciones que realicen para poder llevarles a todos nuestros lectores la información necesaria sobre estos grandes hallazgos de la ciencia paleontológica que se hace en Venezuela.

Los dos grupos de trabajo en fósiles venezolanos que expondrán en las sesiones técnicas tienen personal criollo y de otras nacionalidades, destacando dos grandes paleontólogos venezolanos en cada grupo. El primero en exponer es el Dr. Ascanio Rincón, descubridor del Tachiraptor, y el segundo es el grupo liderado por Marcelo Sánchez-Villagra (venezolano-argentino), clasificador del Laquintasaura.

A continuación, el orden de exposición de las sesiones técnicas de los fósiles venezolanos en el #2014SVP:

- Miércoles en la tarde, 5 de Noviembre, 2014, Sesión técnica III, ESTREL Berlín, Salón A:
Hora: 1:45 PM.
Científicos: Langer, M.; Rincón, A.; Ramezani, J.; Solorzano, A.; Rauhut, O. W. 
Sobre: "New Theropod material from the Triassic-Jurassic boundary of the Venezuelan Andes". (Tachiraptor admirabilis).

- Miércoles en la tarde, 5 de Noviembre, 2014, Sesión técnica IV, ESTREL Berlín, Salón C:
Hora: 2:00 PM. 
Cientificos: Sánchez-Villagra, M.; Carrillo, J.; Carlini, A.; Jaramillo, C.
Sobre: "New Fossil Mammals from the Northern Neotropics (Urumaco, Venezuela; Castilletes, Colombia) and their significance for the latitudinal gradient in diversity and the Great American Biotic Interchange". (Cyonasua sp o el panda venezolano, como lo hemos llamado cariñosamente).

- Jueves, 6 de Noviembre, 2014, Sesiones II, ESTREL Berlín, Cuartos 2 y 3, los autores deberán presentar desde las 4:15 a las 6:15 pm.
Sesión 79. 
Científicos: Ferreira, G.; Rincón, A.; Langer, M.; Solorzano, A.  
Sobre: "A new Bairdemys species (Pleurodira: Podocnemidae) from the marine Capadare Formation, Middle Miocene of Venezuela" (o como la hemos llamado “La tortuga de Capadare”, próximamente publicaremos una completa información sobre este hallazgo)

- Sábado, 8 de Noviembre, 2014 Sesión IV, ESTREL Berlín, Cuartos 2 y 3, los autores deberán presentar desde las 4:15 a las 6:15 pm.
Sesión 62. 
Cientificos: Aguirre-Fernandez, G.; Jaramillo, C.; Sanchez, R.; Carrillo-Briceño, J.; Sanchez-Villagra, M. 
Sobre: "New fossil Odontocetes (Cetacea, Odontoceti) from the Miocene of Venezuela and Columbia." (Un nuevo delfín que próximamente publicaremos una completa información de este hallazgo).

domingo, 19 de octubre de 2014

El Laquintasaura y el Tachiraptor, los dos tachirenses prehistóricos

La Quinta es más que una formación rocosa donde, según la orientación, empieza o termina el municipio Jáuregui. Hace 200 millones de años, La Quinta fue la casa de las dos primeras especies validadas por la ciencia de dinosaurios, no solo de Venezuela sino de todo el norte de América del Sur: el Laquintasaura y el Tachiraptor, los habitantes más antiguos de lo que ahora se llama Táchira.
Con las novedades científicas de los últimos dos meses, quedó desactualizada la información de las vallas en La Quinta.
Si no es porque dos vallas del Ministerio de Petróleo y Minería advierten a los transeúntes, ese tramo de la carretera Seboruco – La Grita pasaría inadvertido con sus montañas de piedra, su vegetación xerófila, su río Grita y sus colinas verdes. Ambos carteles fueron fijados a tierra en julio de 2013, cuando apenas se sabía que los fósiles allí descubiertos pertenecían a algún tipo de dinosaurio, sin clasificación exacta.

Tras dos décadas de excavaciones y estudios, el 2014 se ha convertido en un año de dos grandes conclusiones.

1) El 6 de agosto la opinión pública mundial conoció que algunos de los huesos hallados corresponden a una especie única, nunca antes descrita en alguna otra parte del planeta, a la que nombraron Laquintasaura venezuelae.

2) El 8 de octubre científicos hicieron público que otros fósiles de la misma zona revelan la posible convivencia del Laquintasaura con otro tipo de dinosaurio, también nuevo para la ciencia, al que clasificaron como Tachiraptor admirabilis.

Ambos artículos están contenidos en publicaciones de la Real Sociedad de Londres, una suerte de gaceta oficial de las ciencias naturales en el mundo.

Lo normal para la paleontología, o la disciplina que estudia los seres desaparecidos a partir de sus restos, ha sido el registro de fósiles de dinosaurios únicamente en zonas bajas de América del Sur. Investigaciones reconocen 84 especies válidas en Argentina y 16 en Brasil. Chile aporta unos tres descubrimientos y Uruguay dos.

Con el par de “tachirenses prehistóricos”, Venezuela ingresa a los registros de países con dinosaurios propios, una lista que desde el siglo XIX suma alrededor de 800 variaciones del tipo de animal más grande que ha existido.
La impresión artística de Mark Witton se basó en los hallazgos científicos.
(Reproducción/web de la Universidad de Zúrich)
Herbívoro y en manada

Quién iba a pensar que la finca de los Zambrano, antes dedicada a la producción de panela y ahora de leche, esconde tanta riqueza científica. Antes de que llegaran por primera vez los especialistas, en los albores de los años 90, estudiantes del Liceo Militar Jáuregui y de la Universidad de los Andes hacían allí estudios de suelo, recuerda Marco, integrante de la más reciente generación de la familia. Hasta él mismo recolectó pedacitos de piedra que llevó a prácticas de Ciencias de la Tierra en bachillerato.

“Los fósiles fueron colectados por mi persona en 1992 y, luego, más en 1994”, rememora el biólogo Marcelo Sánchez, único venezolano y coordinador del grupo internacional de seis investigadores que dieron nombre al Laquintasaura venezuelae; el nuevo del orden de los ornitisquios, también conocidos como “cadera de ave”.

En el artículo publicado el pasado 6 de agosto, el equipo describe un nuevo género y especie de un dinosaurio del jurásico temprano, de hace unos 201 millones de años. “Es uno de los más antiguos, y lo clasificamos entre los más primitivos de uno de los dos grupos fundamentales de dinosaurios, los ornitisquia, a los que también pertenecen Stegosaurus, Iguanodon y Triceratops”, explica, desde Suiza y por correo electrónico, el profesor e investigador de paleontología de la Universidad de Zúrich.

Sánchez resalta otro valor de la investigación: el descubrimiento del Laquintasaura demuestra que vivían en grupos, lo cual se registra por primera vez para estos dinosaurios primitivos.

La metodología, para llegar a estas conclusiones, se basó en el estudio de la anatomía y el tejido de los huesos hallados. “Eso implica examinar la estructura interna del hueso, usando cortes finos de los mismos, los cuales revelaron detalles sobre el crecimiento en estos animales y permitieron establecer una edad mínima de 10 años para uno de los individuos más viejos encontrados”.
En Maracaibo están la parte final de una columna vertebral (a la izquierda) y una matriz limpia con una serie de huesos del animal (derecha). (Foto/cortesía diario Panorama)
Sin aire acondicionado y con una sala de exhibición cerrada, los fósiles (dientes y parte de la columna vertebral) reposan en el Museo de Biología de la Universidad del Zulia. Los custodia el herpetólogo Tito Barros, como reseñó una nota de Panorama del 9 de agosto.

El modelo del esqueleto ya está listo, anunció Barros en esa fecha. “Un grupo de investigadores argentinos preparó el modelo y queremos traerlo aquí y exponerlo”.

Desde Zúrich, Sánchez destaca que, si bien el descubrimiento es trascendental, mucho más lo es el trabajo de preparación y estudio. “Creo que es importante señalar esto: no se trata de aventura, se trata de trabajo académico y dedicado. Tardó tanto en publicarse desde el descubrimiento inicial por limitaciones de tiempo”.

En realidad, el venezolano había publicado con otros colegas algo detallado del animal en 2008, cuando el animal carecía de clasificación y era confundido con otra especie africana. “Pero era menos de lo que acabamos de sacar en agosto, cuando se divulgó gran parte del esqueleto de Laquintasaura y que se han hallado varios individuos de esta especie”.

Ficha

Laquintasaura venezuelae

Género: Laquintasaura es la unión de La Quinta, la formación rocosa del municipio Jáuregui donde han descubierto los restos fósiles, y del latín ‘saurus’, que traduce ‘lagarto’.

Especie: venezuelae hace referencia al país.

Descripción: caminaban sobre las dos patas traseras y eran del tamaño de un perro grande, de un metro de largo y 25 centímetros de cadera.

Alimentación: herbívoro. Se alimentaba de helechos, aunque puntas curvas largas en algunos de sus dientes sugieren que también podría haber comido insectos.

Equipo investigador: -Paul M. Barrett, del Museo de Historia Natural del Reino Unido;

- Richard J. Butler, de la Universidad de Birmingham;

- Roland Mundil, del Centro Berkeley, en Estados Unidos;

- Torsten M. Scheyer, de la Universidad de Zúrich;

- Randall B. Irmis, del Museo de Historia Natural de Utah, en Estados Unidos,

- y Marcelo R. Sánchez-Villagra, venezolano de la Universidad de Zúrich.

La ilustración de Maurílio Oliveira muestra al Tachiraptor, carnívoro,
atacando al Laquintasaura, más pequeño y herbívoro. (Reproducción/PaleoArt)
Admirable depredador

Parece que el herbívoro Laquintasaura no vivía solo. La tibia y los fragmentos de la pelvis del primer dinosaurio carnívoro del que se tiene registro en Venezuela, el recién nombrado Tachiraptor admirabilis, fueron encontrados por el equipo de trabajo del venezolano Ascanio Rincón, investigador del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas.

Aunque Rincón lleva 17 años tratando de recolectar muestras del pasado jurásico de la fauna venezolana, esta historia empezó hace un año y ocho meses, cuando en una roca se les develó un hueso largo y extraño.

Los hallazgos refuerzan la soberanía nacional, pues brindan un aporte significativo al patrimonio paleontológico del país. “A medida que nos apropiamos de este conocimiento se convierte en un tema de todos los venezolanos”, opinó el investigador, a través de un boletín de prensa divulgado por el IVIC.

Las formas únicas de los fósiles encontrados en La Quinta dan cuenta de este nuevo género y especie para la ciencia. En el artículo publicado el 8 de octubre en Londres se explica que el Tachiraptor comparte el árbol evolutivo de los dinosaurios carnívoros junto a dos especies que también poblaron el planeta hace 200 millones de años: el Dilophosaurus, rescatado en Arizona, Estados Unidos, y el Cryolophosaurus, descrito en la cordillera antártica.

La publicación también argumenta que este se distingue de los otros de su mismo orden (la de los terópodos) por una combinación única de caracteres. “Era un pequeño terópodo, con una longitud estimada de carrocería de poco más de 1,5 metros”, detallan.

Pero el descubrimiento de La Quinta arroja más datos fascinantes sobre la prehistoria, que recoge el IVIC en su nota: al separarse la Pangea y formarse los continentes, la zona norte de Suramérica no estaba conformada por un ecosistema desértico, como se pensaba. En esa área, que ahora es puerta de entrada a La Grita, igualmente han encontrado fósiles de tortugas, peces y cocodrilos, así como restos de madera, lo que sugiere la posibilidad de que en el pasado la capital del municipio Jáuregui fuese una selva tropical.
En febrero de 2013, los investigadores encontraron esta tibia derecha, de unos 25 centímetros, del Tachiraptor.
(Foto/cortesía prensa IVIC)
Rincón ubicó que el Tachiraptor apareció en la transición del Triásico – Jurásico, cuando aparentemente hubo una extinción masiva. “Hay pocos dinosaurios carnívoros de esa edad en el mundo, por lo que este descubrimiento nos permite estar en el escenario internacional diciendo que la paleontología venezolana reescribe la evolución de este tipo de dinosaurios en esta parte del mundo”, dimensionó el investigador.

Aunque hacen falta más estudios para determinar con exactitud el aspecto físico de este depredador, se presume que compartía características con el Dilophosaurus y el Cryolophosaurus, sus parientes más cercanos.

De todas formas, el hito ya está sentado. “Hacer cumbre en una montaña es un momento muy fugaz, pero es un recuerdo para toda la vida. Nosotros hicimos cumbre en la paleontología venezolana”, comparó Rincón.

Ficha

Tachiraptor admirabilis

Género: Tachiraptor deriva de Táchira, el estado venezolano donde se encontró el fósil, y ‘rapaz’ (del latín ‘ladrón’), en referencia a los hábitos depredadores probables del animal.

Especie: admirabilis honra la Campaña Admirable de Simón Bolívar, en la que La Grita, la ciudad donde se encuentra la localidad tipo, jugó un papel estratégico.

Descripción: los investigadores han podido precisar que el dinosaurio podría ser un animal bípedo, relativamente pequeño, de aproximadamente 1,5 metros de largo de la nariz a la cola.

Alimentación: carnívoro, como determinaron los científicos tras estudiar su pelvis.

Equipo investigador: - Max C. Langer, de la Universidad de Sao Paulo, Brasil;

- Ascanio D. Rincón, del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC);

- Jahandar Ramezani, del Instituto de Tecnología de Massachusetts, Estados Unidos;

- Andrés Solórzano, del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC),

- y Oliver W. M. Rauhut, de la Universidad de Múnich, en Alemania.

Fuente:
Daniel Pabón
Domingo 19 octubre, 2014